Caer es un signo grave ¿Por qué se caen las personas mayores?

Las caídas en las personas mayores son frecuentes, no forman parte del envejecimiento normal. Generalmente tienen un origen multicausal  y provocan un gran riesgo para la salud de los ancianos. No obstante, son prevenibles e incluso podemos minimizar los riesgos en el caso de que sucedan.

Las caídas representan algo más que envejecer.

Envejecer no es sinónimo de enfermedad ni mucho menos.  El envejecimiento es un proceso natural del ser humano, durante el mismo se producen cambios que pueden predisponernos a caer sin embargo las caídas no son una manifestación normal del envejecimiento.

La OMS (Organización Mundial de la salud) define a las caídas como cualquier acontecimiento que precipite una persona al suelo o debajo de su nivel previo en contra de su voluntad. Las caídas son un serio problema de salud pública, son un marcador de fragilidad y tienen la capacidad de limitar la independencia para las actividades de la vida diaria de las personas mayores mediante la aparición de la discapacidad; tienen un gran impacto en la salud del anciano y en los costos asociados a su tratamiento.

Las caídas son un ENORME signo de alerta y tienen múltiples factores involucrados.

Son pocos los pacientes que consultan por una caída, muchos consideran que no son un problema serio o simplemente no reconocen su presencia. Sin embargo el riesgo de caer y sufrir lesiones incrementa a medida que incrementa la edad. Una caída puede ser la manifestación de una enfermedad aguda o de la sumatoria de múltiples factores involucrados.

Hay múltiples factores de riesgo que predisponen a sufrir caídas, los podemos clasificar como factores intrínsecos (propios de individuo) y extrínsecos. Entre los más importantes  encontramos: a la edad avanzada, el antecedente de una caída previa, las alteraciones de la marcha y el equilibrio, el uso de ayudas técnicas (bastones o andadores), ciertas enfermedades como la artrosis, el deterioro cognitivo y la demencia, la depresión, entre otras. También el uso de ciertos fármacos predispone a las caídas.

Las consecuencias de las caídas pueden ser muy graves y limitantes.

Después de todo, ¿por qué son tan importantes las caídas en las personas mayores?… Además de ser frecuentes, se acompañan de complicaciones que pueden ser: leves, graves incluso mortales, con consecuencias físicas, psicológicas y funcionales; y que pueden aparecer a corto y a largo plazo. Probablemente el ejemplo más significativo de estas complicaciones sea la fractura de cadera,  que es un evento grave y potencialmente mortal que se asocia a una declinación en el funcionamiento diario de las personas mayores y aumenta la dependencia para realizar actividades de la vida diaria. Otras complicaciones frecuentes son los traumatismos craneoencefálicos, la deshidratación, ulceras de presión y las infecciones como la neumonía.

También aparece el síndrome de temor a caer, que es una complicación que aparece hasta en el 40% de los casos y puede presentarse incluso sin haber caído. Se trata de una preocupación duradera y excesiva sobre las caídas que hace que el individuo evite actividades que es capaz de realizar, con lo que se produce finalmente una declinación en sus actividades diarias y aumenta a su vez el riesgo de caídas, produciéndose un círculo vicioso.

Pero… ¿Qué podemos hacer para prevenir una caída?

Probablemente lo primero que debemos saber es que las caídas se pueden prevenir. Los adultos mayores que no han sufrido una caída se benefician de una evaluación para determinar el riesgo de caídas y futuras complicaciones.  

Existen múltiples estrategias que nos permiten prevenir una caída, en general podemos recomendar:

  • Realizar ejercicio físico/actividad física de manera regular ya que esto permite mejorar el estado físico y disminuye el riesgo de caer; además existen programas de ejercicio específicos que mejorar el estado general de los adultos mayores, la edad no es contraindicación para realizar actividad física.
  • No automedicarse. Cada medicación interactúa de manera diferente entre sí y con el paciente. Un control adecuado de la medicación es indispensable para evitar las caídas.
  • Tener una buena alimentación: es recomendable llevar una dieta rica en alimentos fuente de calcio y vitamina D.
  • Mantener siempre una hidratación adecuada, ya que con la edad disminuye la sensación de la sed.
  • Realizar adaptaciones en casa para facilitar la movilidad y evitar que los obstáculos nos puedan ocasionar una caída.
  • Realizar control regular de visión y audición, usar gafas y audífonos en buen estado.

Y ahora… ¿Qué hacemos durante una caída?

Aunque quisiéramos que no sucedan, es muy importante estar preparados ante una caída. Aprender a levantarse después de una caída podría marcar la diferencia.

Primero y probablemente lo más importante: debemos mantener la calma,  hay que respirar y sentir el cuerpo buscando lesiones, heridas que impidan levantarse. Es recomendable esperar unos minutos hasta que hayan cesado o disminuido el dolor o los mareos antes de intentar levantarse.

Si la persona no está en condiciones de levantarse:

  1. Ante mucho dolor o imposibilidad de moverse, se debe buscar mantener la posición más cómoda y pedir ayuda.

Si la persona está sola debe pedir ayuda mediante ruidos o usando un teléfono cercano. Recomendamos a las personas que permanecen solas durante el día: tener algún teléfono cerca con los números telefónicos de emergencia de vecinos, familiares, bomberos, policía registrados.

Si la persona está en condiciones de levantarse:

  1. Hay que  darse la vuelta en el suelo, hasta quedar boca abajo.
  2. Luego colocarse en cuatro patas, apoyándose en el suelo firmemente con las manos.
  3. En cuatro patas, hay que avanzar hasta encontrar un objeto firme y seguro en el que podamos apoyarnos.
  4. Apoyarse firmemente en el objeto seguro con las manos e intentar levantarnos impulsándonos inicialmente con la pierna más firme.
  5. Finalmente, con cuidado nos vamos poniendo de pie, siempre manteniendo un punto de apoyo.

Aquí tienes unos vídeos que te ayudarán a visualizar claramente las técnicas que mencionamos

Técnica para levantarse solo  (Información para pacientes)

Técnica para levantar a alguien después de una caída (Información para cuidadores)

¿Qué podemos hacer después de que un adulto mayor sufre una caída?

Siempre que una persona mayor ha sufrido una caída debemos consultarlo con un profesional para determinar cuáles son los motivos que produjeron la caída, las complicaciones que se presentaron y cuál es la mejor estrategia para corregirla y así evitar nuevas caídas.  

Para mayor información o consultas sobre el tema: contactanos@medicinadeladultomayor.com

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *